Página 27 - MI LIBRO DE TEATRO

Versión de HTML Básico

28
N
ARRADOR
:
Al llegar al bosque, Pepe
con el duende se encontró.
D
UENDE
:
¡Buenos días tenga usted!
¿Puede darme del pastel
un trozo muy pequeñín
y de vino un poquitín
para calmar yo mi sed?
P
EPE
:
¿Qué quiere? ¿Pastel y vino?
¡Qué tremendo desatino!
¿Y yo qué voy a comer
si se lo doy todo a usted?
¡Por Dios, no sea mezquino!
El duende se esconde detrás del árbol con un gesto malicioso,
como si estuviese tramando algo.
N
ARRADOR
:
Pepe la leña cortó
pero el hacha se rompió
partiéndose el mango en dos.
Al bosque le dijo adiós.
Y a su casa se volvió.
Tontainas le pide a la madre que lo deje ir al bosque.
T
ONTAINAS
:
Deje, madre, que yo vaya
y que la leña le traiga.
La madre mete en la cesta pan y una botella de agua. Dentro, escondido,
hay otra de vino y el pastel.
M
ADRE
:
Vete, hijo, qué remedio.
Aquí tienes un pan y medio
y una botella con agua.