Página 37 - MI LIBRO DE TEATRO

Versión de HTML Básico

38
N
ARRADOR
:
Y desde entonces, el viento siempre resulta
desagradable.
Desaparecen los demás actores y los astros se dan la vuelta, mirando
al público.
U
NIVERSO
:
(Dirigiéndose a la Luna.)
Como tú has sido buena,
hija mía, desde ahora serás el astro más dulce,
a cuya luz se intercambiarán votos los
enamorados.
E
STRELLA
:
Serás la inspiración de los poetas e iluminarás
los campos cuando el Sol se haya escondido.
Los astros se vuelven a dar la vuelta, de espaldas al público. Sería
ideal hacer un juego de luces, oscurecer el escenario y utilizar un foco
para iluminar de forma especial a la niña que hace el papel de Luna.
Salen a escena una pareja de enamorados, se toman de la cintura
y miran hacia la Luna.
L
UNA
:
(Cantando.)
Soy la dulce Luna
que viaja en el cielo.
Con mi luz de plata
guío a los viajeros.
Doy luz a los campos
y brillo en el pelo
de miles de amantes.
Poetas me cantan
y me escriben versos.
Soy la dulce Luna
que viaja en el cielo.
N
ARRADOR
:
Nadie cuestionó la decisión de Universo, que vela
por la armonía del cosmos. Y desde entonces,
la Luna reina en el cielo por las noches y los seres
humanos alaban su hermosura.
Se oscurece del todo el escenario y se vuelve a dar la luz para que
saluden los actores.