Página 5 - MI LIBRO DE TEATRO

Versión de HTML Básico

6
Montar una obra de teatro, ya sea una superpro-
ducción o algo más sencillo, requiere una prepa-
ración previa, no se puede improvisar sobre la
marcha.
Una vez elegido el texto, es importante tener en
cuenta los siguientes aspectos:
Repartir los papeles a los actores, así como
las tareas que llevarán a cabo los miembros
del equipo técnico, los encargados del decora-
do (si se requiere), y el apuntador. A la hora de
elegir a los actores y actrices se debe tener en
cuenta el carácter de los niños y niñas, sus ac-
titudes hacia el juego dramático, pero teniendo
siempre presente que hay que estimular la par-
ticipación del mayor número de alum-
nos y alumnas, haciendo hincapié en
que no siempre el que mejor lee ha-
rá el papel principal, o que los
más introvertidos serán siempre
figurantes. Es importante des-
tacar que en una representa-
ción tiene tanta relevancia
ser el apuntador, como
ser el protagonista o el
encargado de sonido.
Hacer fotocopias de los libretos, ya que cada
uno de los participantes debe contar con uno
para saber lo que sucede en la obra; para co-
nocer sus entradas y salidas y para anotar en
su copia todo aquello que le resulte útil para la
representación.
Hacer una lectura en clase y comentar colecti-
vamente el texto elegido para asegurarse de
que todos lo entienden. Esta lectura puede ser-
vir también para que sean los propios niños y
niñas los que decidan quién hace uno u otro
papel.
Dar pautas a los alumnos
y alumnas para ayudarles a
memorizar sus frases,
así como apoyarles para
que las aprendan.
Ensayar los movimientos
de los actores y practicar
la entonación que re-
quiere cada uno de los
papeles que se va a
representar.
Buscar el sitio donde
representar la obra y de-
cidir los horarios de ensayo.
Decidir los trajes y los distintos elementos de
la escenografía.
Hacer partícipe a toda la comunidad educativa
(padres, profesores y resto de los alumnos) del
proyecto.
El día de la representación no se debe citar a los
participantes demasiado pronto para que no se
pongan nerviosos. El profesor debe mostrar entu-
siasmo y mantener la calma. Transmitir a todo el
equipo palabras de aliento y tranquilidad: lo im-
portante es hacerlo lo mejor que podamos y di-
vertirnos. Por último, al acabar la función, felici-
tar a todos, sin tener en cuenta cómo haya salido
la obra. Lo importante es el proceso en sí, más
que el resultado.
SUGERENCIAS PARA LA REPRESENTACIÓN